Historia

La creación del Restaurante comenzó a gestarse a principios de los sesenta. En sus orígenes ” La Bota ” era una estructura mucho más rústica y sencilla que la actual. Se creó a partir de una barrica o tonel como parte central del edifico, al cual se fueron añadiendo, con el correr de los años, las sucesivas reformas y ampliaciones.

“La Bota” o barrica es auténtica con una antigüedad estimada de 200 años. Fue construida con madera de roble americano y con una capacidad para 60.000 litros de vino. Para su traslado y posterior instalación, desde el antiguo espacio en donde estaba ubicada hasta el lugar que ocupa hoy, hubo que desmontarla pieza a pieza, ya que la bodega donde se encontraba se construyó bastante después y no hubo manera de poder sacarla entera por la enorme puerta que había en la entrada.

Sumergirse pues, a través de las puertas de un Restaurante tan peculiar y con tanto encanto, es como adentrarse en el mundo de un viaje fantástico por la historia, a través del gusto, el olfato, el tacto, el oído y la vista. Y es al despertar la sensibilidad de estos sentidos, como alimentos sencillos y cotidianos terminan transformándose en manjares mágicos e inolvidables.

Disponemos de preciosos y luminosos comedores, desde una salita para 12 comensales en el interior del tonel hasta un gran espacio para 100 comensales. En verano abrimos la terraza para comidas y cenas. Todos estos espacios resultan sumamente entrañables y acogedores y en ellos pueden gozar de comidas de negocios, reuniones con amigos, celebraciones familiares así como disfrutar de una cena íntima en espaciosas mesas.